Master Brand

¿Cómo cogen gusanos intestinales los gatos?

Comparte
Intro Text
Los gusanos intestinales en gatos son un problema habitual. ¿De dónde vienen?
Content
Image
Un gato se acicala a la luz del sol

Los gatos pueden infestarse de varios tipos de gusanos intestinales a lo largo de su vida, si bien los más habituales son las lombrices (nematodos o gusanos redondos), los anquilostomas y las tenias. Estudios hechos en Europa indican que el 35% de los gatos tienen parásitos internos, y la mayoría son gusanos gastrointestinales. Estos nematodos en gatos y otros parásitos intestinales pueden provocar una serie de problemas de salud, y muchas veces pasar inadvertidos. Pero, para empezar, ¿cómo se originan los gusanos en los gatos?

Al comer huevos de gusanos excretados en las heces de animales infestados

Los gatos con infestación de nematodos excretan huevos microscópicos en las heces. Dichos huevos pueden pasar al entorno que los rodea, como la tierra del jardín, donde pueden sobrevivir durante años. Si el gato ingiere accidentalmente estos huevos, por ejemplo, si camina sobre suelo contaminado y luego se asea y lame las patas, puede contraer una nueva infestación por nematodos. En el caso de los anquilostomas, los huevos del suelo eclosionan y liberan larvas que el gato ser puede tragar, con la consiguiente infestación por anquilostomas.

Por las pulgas

La forma más habitual de que un gato coja tenias es ingiriendo pulgas infestadas que transporten la forma larvaria del gusano. Se estima que, durante el aseo, un gato ingerirá alrededor del 50 por ciento de las pulgas que se encuentran presentes, de manera que las pulgas que transportan larvas de tenia a menudo acabarán en su intestino.

Por la caza 

Roedores, pájaros, lagartijas y otros animales pequeños pueden estar infestados por las fases larvarias de nematodos, anquilostomas y tenias. Si los gatos cazan e ingieren algunos de los animales citados, también pueden infestarse.

Por la leche materna 

Los cachorros de gato son más proclives a padecer parásitos en su intestino y, por desgracia, es fácil que cojan gusanos antes de abandonar la comodidad de su hogar, puesto que si la madre está infestada puede pasarles las larvas de nematodos a través de su leche. Recuerda que los gatitos son pequeños y vulnerables, y los parásitos intestinales en este tipo de gatos pueden ser especialmente peligrosos, al provocarles diarrea, vómitos y hacerles perder peso.

Por larvas que atraviesan la piel

En el caso de los anquilostomas, las larvas proceden de huevos depositados en el suelo, por lo que estas pueden atravesar la piel para acceder a los tejidos más profundos.

Cómo tratar los gusanos en gatos

Para evitar la presencia de nematodos y otros tipos de gusanos en gatos, es recomendable desparasitar al gato cada 3 meses durante toda su vida, especialmente si en casa hay niños o si el animal tiene acceso al exterior. ¡Solamente así podrás estar seguro de que tu mascota está libre de parásitos intestinales!

¿Sabías que el contagio a humanos de los nematodos en gatos es posible? 

Por desgracia, puede producirse el contagio a humanos de los nematodos o gusanos redondos presentes en gatos, aunque las mascotas no son la única causa posible de gusanos en los humanos. En algunas partes del mundo, las personas pueden infestarse por el gusano de Guinea al beber agua contaminada que contenga pulgas de agua infestadas con larvas de gusanos de Guinea. Al tragarlas, las larvas de gusanos de Guinea migran por la pared intestinal, maduran hasta convertirse en adultas y, en el caso de las hembras, migran hacia la piel a lo largo de un periodo de un año, aproximadamente. El gusano provoca una sensación de quemazón bajo la piely, muchas veces, la persona infestada tiende a sumergir en agua la parte del cuerpo que le escuece. Una vez en contacto con el agua, el gusano libera miles de nuevas larvas que pueden llegar a infestar a más personas.

Etiquetas
Comparte