Master Brand

Anquilostomas en gatos: información básica

Comparte
Intro Text
Infórmate sobre los síntomas, el tratamiento y la prevención de los anquilostomas o parásitos internos, comúnmente llamados gusanos intestinales en gatos.
Content
Image
Gato blanco y negro cazando en el jardín

El anquilostoma felino es un tipo de parásito frecuente que afecta principalmente a los gatitos, pero que también pueden sufrir los gatos que salen al exterior. Aquí te comentamos cómo suelen contagiarse y qué síntomas producen, así como las opciones de tratamiento y prevención disponibles.

¿Qué son los anquilostomas?

Los anquilostomas son parásitos intestinales conocidos como gusanos redondos que habitualmente se encuentran en zonas templadas, subtropicales y tropicales. Los gatitos están más expuestos a este gusano, aunque cualquier gato que entra en contacto con tierra o heces contaminadas, o que caza y come pequeños animales (como pájaros, ratones o lagartijas) u otro tipo de dieta cruda, también puede infectarse.

¿Cómo se contagian los gatos por anquilostoma?

Los gatos pueden infestarse por contacto con las heces de otro gato infestado. Cuando los huevos ocultos en las heces eclosionan, las larvas pueden sobrevivir muchas semanas en el suelo.

Otros gatos se tragan estas larvas al lamerse las patas o, directamente, las larvas se suben al animal desde el suelo y desde las garras se abren paso hasta el intestino.

Otra vía de contagio común para los gatos que salen al exterior es la caza o dieta cruda, especialmente cuando el felino se come las larvas presentes en los tejidos de los animales infestados.

Una vez en el intestino del gato, las larvas de anquilostoma maduran y ponen huevos. A partir de ese momento, el ciclo vuelve a repetirse. Los tratamientos antihelmínticos que empiezan a las seis semanas de edad son fundamentales para mantener a un gatito en buena salud.

Image
Anquilostomas en una placa petri

Síntomas de anquilostomas en un gato

Los síntomas que producen estos parásitos intestinales son variables; en caso de que haya pocos, es posible que el gato no muestre ningún signo. Sin embargo, una cantidad elevada de gusanos puede causar anemia (ya que se alimentan de sangre), así como sangre en las heces, un pelaje en mal estado y pérdida de pelo.

Estos signos son más comunes y graves en los gatitos afectados que en gatos adultos. En infestaciones importantes puede apreciarse irritación cutánea, debido a que las larvas de anquilostoma invaden la piel.

Si sospechas que tu gato tiene anquilostomas, llévalo al veterinario. Procura recoger una muestra de las heces del animal para que puedan analizarla y descartar la presencia de huevos de este (u otro tipo) de gusano.

Anquilostoma: tratamiento en gatos

La desparasitación en gatos por vía interna y externa es esencial para asegurarte de que tu gato esté sano. Consulta a tu veterinario para que te facilite el mejor programa de desparasitación interna para tu gato.

Etiquetas
Comparte