Master Brand

Perros en la nieve: advertencias y consejos útiles

Comparte
Intro Text
En invierno, las personas nos ponemos ropa de abrigo y calzado adecuado, y es importante proteger a nuestros peludos cuando hace frío o tenemos pensado hacer una excursión con perros en la nieve.
Content
Image
10 tips to go to the snow with your dog

Informarse sobre los cuidados para perros en invierno es fundamental, ya que no todas las razas caninas están igual de adaptadas al frío y algunas pueden pasarlo realmente mal en esta estación si no van preparadas. Especialmente los perros de pelo corto, los de raza pequeña, los cachorros y los perros mayores deben ir bien abrigados con una prenda cómoda e impermeable. De lo contrario, podrían resfriarse e incluso contraer una neumonía.

Además, recuerda que la humedad que causa la nieve puede afectar tanto al pelaje como a la salud de tu animal de compañía, por lo que te recomendamos que después del paseo lo seques bien con una toalla y, si es posible, con un secador.

Si no proteges adecuadamente las almohadillas de tu perro en la nieve, podrían agrietarse o sufrir cortes por congelación. Por eso, vale la pena que, antes de salir a pasear en invierno, le apliques vaselina o algún producto que las hidrate. Mientras andáis, ve revisándole las patas para comprobar que no se les hayan pegado bolitas de nieve que puedan acabar congelándose entre los dedos. También puedes recurrir a unos zapatos de perro: la nieve ni siquiera tocará la piel de tu peludo, con lo que evitarás abrasiones (las botas de perro para nieve son también una buena opción).

Igualmente, la radiación solar se intensifica cuando hay nieve, por lo que es importante que tanto tu mascota como tú utilicéis un buen protector solar para proteger la piel. En caso de que tu perro sufra de problemas oculares, confirma con el veterinario si es prudente sacarlo a pasear en la nieve.

Otras consideraciones para el bienestar de tu perro en invierno

En invierno, los perros que pasan mucho tiempo en exteriores suelen quemar muchas calorías, ya que realizan actividad física a bajas temperaturas. Si es el caso de tu animal, conviene que le cambies la dieta para aportarle más energía o que le des un suplemento nutritivo. También es importante que lo mantengas bien hidratado, porque, al jadear en el frío, los perros tienden a perder humedad y deshidratarse.

Recuerda también que la nieve nos ofrece paisajes de belleza espectacular, pero que pueden ocultar piedras o socavones. Por eso, aunque seguro que tu perro querrá explorar las texturas y olores del nuevo entorno, es importante que vaya con la correa, cerca de ti y bajo constante supervisión. Ten en cuenta que con la nieve le costará más olfatear y seguir rastros, así que puede perderse más fácilmente, sobre todo si es un poco despistado. Llevarlo controlado y bien identificado nunca está de más.

os perros sienten debilidad por la nieve y a veces incluso llegan a comérsela. Sin embargo, puede ocasionarles diarreas, aumentar drásticamente su necesidad de orinar e incluso provocarles hipotermia. Comerse la nieve es especialmente peligroso en las pistas de esquí, donde puede haber sustancias tóxicas. Por eso, te recomendamos que siempre lleves contigo agua potable e idealmente también alguna de sus chucherías.

Últimas recomendaciones para salir a la nieve con perros

No trates de dar paseos tan largos en invierno como en verano. Un paseo corto puede proporcionarle suficiente ejercicio a tu perro sin que ni él ni tú os enfriéis demasiado.

Sé consciente de que las placas de hielo también son resbaladizas para tu mascota. Resbalarse en una puede ocasionarle esguinces y torceduras, así que, si ves mucho hielo, no juegues a lanzarle cosas. Tampoco te acerques a embalses o cuerpos de agua helados. Aunque la superficie pueda parecer dura, podría resquebrajarse y tu perro podría caerse y ahogarse. Incluso las personas que intentasen rescatarlo podrían sufrir la misma suerte, así que lo mejor es evitar los estanques, lagos, etc.

Si tienes alguna duda acerca de las necesidades especiales de tu perro durante el invierno, no dudes en consultar con tu veterinario. Estos profesionales son las personas más indicadas para orientarte sobre las advertencias más importantes durante los meses de frío.

Etiquetas
Comparte