Master Brand

¿Es posible domesticar a un gato asilvestrado?

Comparte
Intro Text
Domesticar a un gato asilvestrado (o salvaje) suele ser una tarea muy díficil. Y lo que es más, estos animales pueden poner en riesgo al resto de tus mascotas si entran en contacto con ellas. A continuación, te explicamos algunas curiosidades sobre los gatos asilvestrados y la interacción de estos con tus mascotas.
Content
Image
gato_asilvestrado_mirando_1110x490

Por lo general, los gatos asilvestrados no pueden domesticarse, pero con tiempo y ganas (¡y mucha comida!), el animal puede empezar a relajarse y a mostrarse más amistoso. Sin embargo, ¿resulta adecuado fomentar esa actitud? Descubre cómo diferenciar a un gato asilvestrado de otro callejero, los riesgos que los gatos asilvestrados suponen para los humanos y los animales domésticos y cómo puedes ayudar a tu comunidad al respecto. 

¿En qué se diferencia un gato asilvestrado de un gato callejero?

La principal diferencia entre los gatos callejeros y los gatos asilvestrados radica en su nivel de socialización con los seres humanos. Los gatos callejeros han sido abandonados o separados de sus dueños. Puede que estos gatos estén viviendo ahora en la calle, pero como antes tuvieron un hogar, llegaron a socializarse con los seres humanos. 

Al igual que los gatos callejeros, los gatos asilvestrados también habitan en el exterior, pero la diferencia principal es que jamás han sido socializados, por lo que probablemente sean descendientes de gatos callejeros o de otros gatos asilvestrados. Esta falta de socialización puede convertirlos en animales ariscos e inaccesibles.

Los gatos asilvestrados y los callejeros suelen mostrar comportamientos desiguales ante la presencia de seres humanos:

Gatos asilvestrados

  • Por lo general, evitan a los humanos. 
  • Pueden mostrarse asustados o desconfiados ante la presencia de humanos. Adoptan una postura de protección: permanecen al acecho o agazapados. 
  • Ante la presencia de humanos, establecen poco o ningún contacto visual y no emiten ningún ronroneo ni maullido.

Gatos callejeros

  • Es posible que se acerquen a los humanos. 
  • Pueden mostrarse amistosos o curiosos ante la presencia de humanos. 
  • Es probable que muestren el mismo comportamiento que un gato doméstico, con maullidos y contacto visual ante la presencia de seres humanos. 

Tanto los gatos callejeros como los asilvestrados pueden ser solitarios o formar parte de una colonia, y cazan o consiguen comida de donde pueden, ya sea de los cubos de la basura o de los comederos que hayas puesto para tu mascota en el exterior.

¿Es posible convertir a un gato asilvestrado en un animal doméstico?

Podrías lograr domesticar a un gatito asilvestrado si este solo tuviera unas pocas semanas de vida. Sin embargo, por lo general no es aconsejable hacerlo, y suele resultar una tarea imposible con animales adultos. Los gatos asilvestrados no están acostumbrados al contacto humano, por lo que probablemente jamás se mostrarán tan dóciles y amistosos como un gato domesticado.

Lo más probable es que el gato asilvestrado nunca desee quedarse a vivir en tu casa; sin embargo, con el tiempo, puede llegar a ser lo bastante confiado para dormir en un espacio menos confinado (como un garaje, un cobertizo, un retrete exterior o un lavadero de fácil acceso). Los gatos no pueden resistirse a disfrutar de un poco de comodidad, especialmente si hace frío a la intemperie, por lo que si crees que su vida peligra durante un invierno especialmente duro, puedes probar a ponerle algo de ropa de cama en un lugar protegido. 

El aspecto positivo de los gatos asilvestrados es su habilidad para cazar ratones y otras alimañas, así como su necesidad de una mínima interacción con los humanos. Sin embargo, si decides empezar a alimentar a un gato asilvestrado, se entenderá que también aceptas responsabilizarte de él en todos los aspectos, lo que incluye protegerlo frente a gusanos intestinales y otros parásitos y proporcionarle ayuda si sufre una lesión o padece alguna de las enfermedades comunes en gatos. Por supuesto, eso significará que, llegado el caso, tendrás que ser capaz de atraparlo. Esta es una circunstancia que deberás tener muy en cuenta. 

¿Los gatos asilvestrados suponen algún riesgo para tu salud o la de tus mascotas?

Es difícil que los humanos se contagien de las enfermedades transmitidas por los gatos asilvestrados, ya que no suele establecerse contacto físico entre ambas especies. Sin embargo, este tipo de gatos, al igual que los callejeros, pueden ser portadores de enfermedades y de parásitos internos y externos como pulgas, las cuales podrían transmitirse a tus animales domésticos.

Ten en cuenta que, si ya tienes un gato o un perro, la presencia de un gato asilvestrado podría causaros problemas. Tus mascotas podrían sentirse molestas ante las visitas regulares del nuevo extraño, y este, a su vez, podría no tolerar la presencia de tus mascotas y comportarse como un gato agresivo. En tal caso, lo más probable es que debas mantener separadas a tus mascotas del gato asilvestrado. Solicita ayuda a los agentes forestales de tu localidad para capturar, esterilizar (y posiblemente reubicar) al felino salvaje. 

¿Cómo puedes ayudar a los gatos asilvestrados?

El primer paso consiste en informarse en la protectora de animales o el refugio para gatos asilvestrados de tu localidad, donde podrán ofrecerte asesoramiento y seguramente activarán un programa oficial de captura, esterilización y liberación.

Los especialistas de este programa se encargarán de capturar al gato mediante una jaula con cebo. A continuación, lo sedarán, comprobarán si lleva microchip y si padece alguna enfermedad y le administrarán un tratamiento contra lombrices y pulgas. También se encargarán de esterilizar o castrar al animal para que no pueda contribuir a aumentar la población salvaje de la zona. En España, los gatos que viven en colonias y son esterilizados se reconocen por una pequeña muesca en la oreja para identificarlos de forma rápida y sencilla. Finalmente, es posible que también lo rasuren si tiene el pelo demasiado enmarañado o infestado de parásitos.

Por todos los motivos expuestos, podemos concluir que tratar de domesticar a un gato asilvestrado no es una buena idea. Si deseas tener un gato en casa, en refugios y protectoras hallarás numerosos ejemplares que necesitan un hogar cálido y acogedor. Para obtener consejo sobre cómo y dónde adoptar un gato rescatado, consulta nuestra guía completa.

Etiquetas
Comparte