Master Brand

Cómo hablar el lenguaje de los perros para que tu fiel amigo te entienda

Comparte
Intro Text
Aprende el idioma de los perros.
Content
Image
Learn to speak doggy

Los perros tienen una capacidad increíble para comunicarse con las personas y utilizan los ladridos para transmitir su mensaje; por eso, si escuchas detenidamente, notarás diferencias muy marcadas entre un ladrido y otro.

Pero, si tú no acabas de hacerte entender, aquí encontrarás algunos trucos para aprender a dar órdenes a tus perros y comunicarte mejor con ellos.

Cómo hablar con tu perro eficazmente

En primer lugar, te recomendamos que pienses por adelantado el vocabulario que utilizarás para entrenar a tu perro y limites cada orden a una sola palabra. Por otro lado, es importante que todos los miembros de la familia usen estas mismas palabras para no confundir al animal.

Controla también la entonación a la hora de hablar con los perros, para que perciban si vais a hacer algo emocionante como ir al parque, si estás enfadado porque han hecho algo que no deben, etc. Puede que no entiendan las palabras, pero, gracias a la entonación, sí podrán interpretar la idea general que intentas transmitirles.

Por otro lado, recuerda que la inteligencia de los perros se asemeja a la de un niño de dos años. Por eso, te recomendamos ser conciso y utilizar frases cortas y simples para que el peludo te entienda mejor. Otra idea para ayudarlo a captar el mensaje es usar un tono más agudo del habitual, pero sin gritar. De hecho, es esencial que le hables pausadamente y con calma.

El lenguaje corporal es otra vía de comunicación efectiva. Los perros responden mucho mejor a los estímulos visuales, por lo que chasquear los dedos o señalar con el dedo son buenas herramientas para comunicarte con tu mascota. Comprenden estos gestos ya desde cachorros, ¡porque son verdaderamente listos!

Otros trucos útiles para hablar con un perro

Los perros aprenden mucho más rápido al ser premiados, así que te recomendamos que utilices el refuerzo positivo. Los premios no tienen por qué ser solo golosinas, también pueden ser caricias o palabras afectuosas.

Nuestros amigos peludos son también animales de costumbres. Por eso, agradecen la repetición de las órdenes, aunque ya estén aprendidas. Dedicar unos 15 minutos al día a estimular su cerebro centrándose en la obediencia hará que se diviertan y al mismo tiempo no olviden lo aprendido.

Por último, tener paciencia y estar atento a las necesidades de tu perro será muy útil para comunicarte mejor con él. Aunque pueda portarse mal de vez en cuando o mostrarse desobediente, no hay nada que mucho cariño y amor no puedan arreglar.

Comparte