Master Brand

Cómo educar correctamente a un perro

Comparte
Intro Text
Te mostramos cinco sencillos métodos con los que aprenderás cómo educar a tu perro. ¡Cualquier perro es capaz de seguir estas órdenes!

Lograr que nuestra mascota atienda nuestras órdenes es algo fundamental, ya sea para que responda bien a instrucciones sencillas como «¡Sienta!», o suelte el zapato que se ha llevado a la boca al oír «¡Suelta!». Cada nivel de adiestramiento canino es muy importante para conseguir la atención de tu perro, pero también para su seguridad.
Content

Lograr que nuestra mascota atienda nuestras órdenes es algo fundamental, ya sea para que responda bien a instrucciones sencillas como «¡Sienta!», o suelte el zapato que se ha llevado a la boca al oír «¡Suelta!». Cada nivel de adiestramiento canino es muy importante para conseguir la atención de tu perro, pero también para su seguridad.

Image
labrador_retriever_tumbado_en_el_parque_en_un_dia_soleado.jpg

Intenta lograr entender el comportamiento del perro primero

Antes de comenzar la educación de tu perro mediante órdenes específicas, trata de pasar más tiempo observándolo con el fin de tratar de comprender lo que resulta más importante para él, y a qué le presta más importancia cuando reacciona. Algunos perros, por ejemplo, reaccionan bien a los juguetes y a los juegos, mientras que a otros los motivan más la comida y los premios. Comprender qué es lo que más motiva a tu perro aumentará tus probabilidades de que su educación sea más efectiva. Si vas a utilizar premios, te recomendamos que te asesores con su veterinario. Siempre deberían ser productos de calidad, bajos en grasas y azúcares y exclusivos para perros. De esta forma, no solo garantizas momentos felices durante su entrenamiento, también ayudas a cuidar su salud.

«¡Mira!»

Una de las cosas más importantes que tu perro debe aprender, sin importar cuántas distracciones puedan existir en determinado momento, es que siempre debe mantener su atención puesta en ti. A continuación te mostramos cómo enseñar a un perro a que te mire:

  1. Encuentra un lugar tranquilo donde no haya muchas distracciones.
  2. Llama al perro por su nombre para captar su atención y después da la orden «¡Mira!».
  3. Si te mira directamente tras darle la orden, felicítalo y dale un premio.
  4. Si no se vuelve para mirarte tras darle la orden, inténtalo de nuevo y enséñale un premio, pero después acércatelo a la cara. Si ves que lo sigue con la mirada, felicítalo y, ahora sí, dáselo para que se lo coma.
  5. Repite este procedimiento y, en unas pocas sesiones de adiestramiento canino, verás cómo captas fácilmente su atención.
  6. Obtener una respuesta positiva a la orden «¡Mira!» en un entorno tranquilo no quiere decir que tu perro vaya a actuar igual en un parque u otro sitio donde haya otros perros, más ruido, olores y distracciones. Comienza por probar a darle la orden en otra situación algo más compleja, como, por ejemplo, en el jardín o en un parque, pero a una hora en que no haya mucho movimiento. Continúa felicitándolo y dándole premios mientras siga manteniendo su atención centrada en ti.
  7. Aumenta de forma progresiva el número y la variedad de distracciones, así como la distancia entre el perro y tú, hasta que consigas captar su atención en cualquier circunstancia.

¡Sienta!

Una de las órdenes más básicas, pero también más importantes, es «¡Sienta!», ya que puede disuadir de comportamientos no deseados, como saltar. A continuación te mostramos cómo enseñar a un perro a sentarse:

  1. Encuentra un lugar tranquilo donde no haya muchas distracciones. Es una buena idea comenzar la educación del perro cuando tenga hambre (por ejemplo, a la hora que normalmente come).
  2. Si tu perro no se está quieto, puede ser útil que lo mantengas sujeto con la correa, pero destensada.
  3. Capta la atención de tu perro y muéstrale que tienes premios.
  4. Sujeta un premio justo por encima de su hocico, y después llévalo hacia arriba, hacia sus orejas.
  5. Una vez que el premio pase por encima de su cabeza, el perro deberá sentarse. En ese momento deberás felicitarlo y darle su recompensa.
  6. Repite cada paso hasta que el perro se siente inmediatamente cuando vea el premio encima de su hocico.
  7. Sujeta otro premio cerca de su hocico y pronuncia el nombre del perro, seguido de la orden «¡Sienta!».
  8. Repite el ejercicio varias veces dejando de llevar la mano hacia las orejas.
  9. Recuerda que solo deberás darle el premio si adopta la postura exacta que esperas de él. Si las patas delanteras de tu perro no tocan el suelo al sentarse, es posible que sea porque estás sujetando el premio demasiado alto. Para evitar este mal comportamiento, habrá que sujetar el premio algo más bajo.
  10. Dedica 10 minutos, varias veces a la semana, a trabajar este aspecto de la educación canina para que tu perro se siente simplemente al darle la orden. Recompénsalo de vez en cuando para reforzar su comportamiento.

¡Adelante!

La orden «¡Adelante!» puede ser útil para hacer saber a tu perro que puede moverse libremente y que ya no está sujeto a la orden dada anteriormente. Esto es muy útil tras las órdenes «¡Sienta!» y «¡Quieto!», pero también resulta particularmente oportuno para fomentar la obediencia y ayudarle a comprender que no debe olvidarse de las reglas y hacer lo que él quiera. A continuación te mostramos cómo enseñar a un perro a obedecer la orden «¡Adelante!»:

  1. Decide la palabra que quieras utilizar para expresar la orden «¡Adelante!». Puedes usar «¡Adelante!», como te hemos aconsejado, o bien «Ve», pero intenta evitar las palabras que usas en tu lenguaje cotidiano, para no confundir al perro.
  2. Ordénale que se siente o que se quede quieto. Después de unos segundos, utiliza la orden «¡Adelante!» y, mediante un gesto claro con la mano, indícale que puede dejar su posición. Si lo haces de forma enfática, el perro debería comprender que puede comenzar a moverse.
  3. Si así lo hace y se mueve, felicítalo y dale un premio.
  4. Repite el ejercicio una y otra vez, pero cada vez, con un poquito menos de entusiasmo al dar la orden y un ademán menos enfático hasta que tu perro reaccione solamente al oír la orden «¡Adelante!».
  5. Intenta también alargar el tiempo de espera unos segundos cada vez, para aumentar la paciencia de tu perro y que se quede sentado o inmóvil por más tiempo.

«¡Quieto!»

Una vez que tu perro haya aprendido a sentarse, podrás pasar a la orden «¡Quieto!». Esta sirve para evitar que te adelante o que salga disparado en situaciones peligrosas. A continuación te mostramos cómo enseñar a un perro para que se quede quieto:

  1. Ordénale que se siente. Después dale la orden «¡Quieto!», poniendo la mano recta y extendida, con la palma de la mano frente a su cara. Si el perro se queda quieto, felicítalo y dale un premio.
  2. Libera al perro de la instrucción anterior, dándole la orden «¡Adelante!» (o la palabra que hayas elegido, ver arriba) y anímalo a moverse.
  3. Repítele la orden de sentarse, y después, manteniendo la mano frente a su cara, da dos pasos hacia atrás.
  4. Si el perro no se mueve, vuelve a acercarte, felicítalo y dale un premio.
  5. Libéralo de la orden.
  6. Repite esta secuencia, aumentando el número de pasos que das para alejarte y el tiempo entre el momento que dices «¡Quieto!» y la orden «¡Adelante!».
  7. De forma gradual, debes conseguir que tu perro se quede sentado durante 30 segundos. Después, incorpora distracciones al ejercicio (también de forma progresiva) y vuelve a aumentar la distancia entre el perro y tú.
  8. Deberás seguir realizando sesiones cortas de adiestramiento canino y, una vez que el perro haya aprendido a obedecer la orden y a no moverse, deberás continuar dándole premios para reforzar su comportamiento.

Llamar al perro

Enseñar a tu perro a venir hacia ti cuando se lo ordenes es una parte esencial de su adiestramiento: el perro debe estar bajo tu control, pero también debe tener cierto grado de libertad (cuando no lleve la correa), por lo que hay que pensar en su seguridad en situaciones potencialmente peligrosas (por ejemplo, cuando caminéis cerca de una carretera). A continuación te mostramos cómo educar a un perro para que acuda a tu llamada:

  1. Comienza la educación canino dentro de casa y con una correa larga puesta. Agita su juguete preferido o un premio al tiempo que le dices «¡Ven!» con voz clara y entusiasta.
  2. Una vez que tu perro llegue hasta ti, recompénsale con una felicitación y dale un premio.
  3. Repite la secuencia seis veces, desplazándote por toda la casa.
  4. A medida que tu perro progrese, repite el procedimiento en el exterior, yendo hacia distintos sitios donde haya diferentes distracciones.
  5. Aumenta la distancia de separación entre tu perro y tú de forma progresiva, tal vez aumentando la longitud de la correa si así lo prefieres.
  6. Una vez que tu perro acuda a ti mediante la orden y siempre con la correa puesta, quítasela, pero siempre cuando estés en interiores o en un espacio vallado.
  7. Deja de darle premios de forma gradual, pero continúa elogiándolo cuando lo haga bien. Recuerda: realiza sesiones cortas en la educación de tu perro, procura actuar siempre con calma y nunca muestres frustración.

«¡Suelta!»

A los perros les encanta morder objetos, pero si comienza a atacar sin piedad tus zapatos o quieres evitar que mastique objetos que puedan ser peligrosos, es fundamental que aprenda la orden «¡Suelta!». A continuación te mostramos cómo enseñar a un perro a que suelte lo que lleva en la boca:

  1. Muéstrale uno de sus juguetes preferidos y dile «¡Cógelo!».
  2. Una vez que lo haya cogido con la boca, acércate a él y enséñale un premio.
  3. Una vez que suelte el juguete, dale el premio.
  4. Repite estos pasos hasta que tu perro suelte el juguete de forma inmediata.
  5. Vuelve a darle el juguete, pero ahora introduce la orden «¡Suelta!», mientras sujetas un premio cerca de su hocico.
  6. Repite el proceso varias veces, y después intenta situarte un poco más lejos.
  7. Primero aumenta progresivamente la distancia entre tu perro y tú, y después inténtalo sin tener el premio en la mano. No te olvides de elogiarlo siempre que suelte el juguete.
Comparte