Master Brand

Proyecto Perros Felices

Comparte
Intro Text
Resumen de la jornada del 23 de junio 2020
Content
Image
Proyecto Perros Felices

Desde nuestro programa Dejemos Huella llevamos 20 años trabajando para fomentar la adopción, el no abandono, la tenencia responsable y el apoyo a programas de intervenciones asistidas en animales.

Uno de los proyectos con los que colaboramos es el Proyecto Perros Felices, que ofrece atención veterinaria, tratamientos antiparasitarios y alimento para los animales de refugios, consiguiendo, además, concienciar, educar y transmitir los valores necesarios para evitar el abandono existente en España, en favor del bienestar animal, que tantísimo necesitan nuestros compañeros peludos. Desde Dejemos Huella nos unimos a su compromiso y colaboramos con la escuela de peluquería canina ProCan y su fundador Hugo Pesquera para difundir la iniciativa.

Hugo, con su gran compromiso con la adopción y la búsqueda de una familia a cada perro abandonado, realiza una labor excelente llevando periódicamente un perro a la sección “Perro Qué Bien” de Sálvame para encontrarle un hogar. El pasado 23 de junio Hugo no fue solo, sino que se unió todo su equipo y llevaron nada más y nada menos que siete perros para encontrarles una familia adoptante. David Valldeperas, Director de Sálvame, fue quien promovió este desfile. También  fue la persona que más apostó desde el principio hasta el día de hoy por tener una sección como esta en el programa, la cual ha hecho muchísimo bien y seguirá haciéndolo por los perros y también por sus futuros dueños.

Estamos encantados de anunciar que se recibieron muchísimas solicitudes de adopción para ellos, y todos los perros fueron adoptados y ya tienen un hogar, menos uno, Iru.

Image
Proyecto Perros Felices Iru

Iru es un cachorro de nueve meses, con un carácter extraordinario  que se hace con el cariño de la gente enseguida. Apareció en Galapagar, Madrid. Allí lo encontró un vecino por la calle que, después de un tiempo de ganarse su confianza, consiguió cogerlo y llevárselo a su casa.

Pero este rescatador no podía encargarse de él y pidió ayuda a la protectora Salvando Peludos, que se hizo cargo de él. Más allá de encontrarse solo y abandonado en la calle, Iru tenía un problema en las patas traseras, una deformación que, tras pasar por el Hospital Veterinario Retiro, le diagnosticaron como una lesión en la cadera de tipo congénito, que había ido deformando sus patas. Pero pese a este hándicap, Iru no ha dejado de correr, de ser feliz, de tener ganas de vivir y dar todo su cariño a la familia que le adopte.

Si quieres adoptar a Iru, o a cualquier otro perro, puedes escribir un email a [email protected].

Todo este trabajo cobra sentido cuando esos perros ya están con sus familias definitivas y sus calvarios, por suerte, terminan. 

Por encima de todo, su principal objetivo es poder lanzar un mensaje de concienciación, de tenencia responsable.  A Hugo, tener la posibilidad de hacerlo en un programa con la audiencia y el altavoz a nivel mediático de Sálvame semana tras semana, le llena de esperanza para que el bienestar animal mejore. ¡Y a nosotros también!

En la mayoría de los casos, los adoptantes le cuentan a Hugo que quien tuvo suerte con la adopción no fue el perro, sino ellos mismos por llenarles sus vidas de un amor y cariño inmensos.

Etiquetas
Comparte