Master Brand

Siete consejos para asear a tu perro en casa

Comparte
Intro Text
Mantén a tu perro limpio y sano gracias a nuestros consejos sobre aseo y baño.
Content
Image
El dueño esta cortando el pelo de perros pomerania con unas tijeras

Un aseo regular es importante para cualquier perro, sin importar su raza. A él le ayuda a mantener un pelaje brillante, sin nudos, y a ti te da la oportunidad de eliminar cualquier posibilidad de infestaciones por parásitos y enfermedades de la piel en perros. Así el animal mantiene una buena higiene, y a ambos os permite estrechar lazos.

Incluso a los perros con pelo corto hay que bañarlos y cepillarlos con un cepillo específico para perros con regularidad, además de cortarles las uñas. A los perros de pelo largo también hay que cortarles el pelo para que este se mantenga en buen estado. Tal vez ya seas cliente de una peluquería canina, precisamente para que tu perro luzca un pelo estupendo, pero estos siete consejos sobre cómo cuidar a un perro te van a facilitar la rutina de aseo en casa.

1. Cepíllale regularmente el pelo para evitar que se le estropee

Independientemente de la raza de tu perro, este necesita un cepillado regular con un cepillo específico para perros para mantener su pelo limpio y reluciente. El tiempo dedicado al cepillado depende de la longitud y textura del pelo. Las razas de pelo largo, como los Golden Retriever y los Collies, necesitan un cepillado más frecuente (al menos una vez a la semana, aunque lo indicado es una vez cada dos días) y las de pelo corto, como los galgos o los labradores, requieren un buen cepillado cada dos semanas.

En el caso de los perros con pelaje largo, un pelo apelmazado y enredado incluso puede provocarles dolor, lo que les lleva a lamerse o morderse las zonas irritadas, pudiendo desembocar en una infección. Los cuerpos extraños, como trocitos de plantas, pequeñas piedras, arena, barro o espigas, se meten fácilmente entre el pelo si este se encuentra en mal estado, e incluso pueden incrustarse en la piel y causar abscesos. En el caso de los perros con pelo largo, un cepillado regular evita el apelmazamiento, y en los perros con pelo corto, el cepillado también es útil, ya que elimina el pelo muerto, la suciedad y la caspa. Un cepillado regular permite espaciar los intervalos entre baños. ¿Y qué hacemos con las orejas y la carita? Al ser zonas tan delicadas, una de las mejores formas de mantenerlas limpias es usando toallitas higiénicas para perros, como las que ofrece Sano&Bello, normales o con cidronela.

2. Recórtale el pelo a tu perro, pero con precaución

La mayoría de los dueños de perros lleva a su animal a la peluquería para que le corten el pelo. Pero hay cosas que puedes hacer por ti mismo, como recortar con cuidado el pelo que le crece alrededor de los ojos o en la base de las patas, y que le resulta molesto, sin tener que esperar a ir a la peluquería. Recortar el pelo alrededor de los ojos del perro permite que vea mejor y que no se le meta en los ojos, algo que podría resultar dañino.

Para ello, espera a que tu perro esté calmado y preferiblemente aprovecha cuando esté tumbado. Muévete lentamente y con calma. Siempre hay que tener mucho cuidado al usar hojas afiladas cerca de la piel. Y una vez que hayas acabado, recompensa la tranquilidad de tu perro con un premio.

Recortar el pelo que crece en el interior de las orejas ayuda a mantener limpia y ventilada la zona y a prevenir infecciones de oído en perros. Sin embargo, es mejor que se encargue de ello el profesional de la peluquería o de la consulta veterinaria.

Recuerda: es fácil que, por accidente, llegues a dañar a tu perro con unas tijeras o incluso una maquinilla de afeitar. Ten mucho cuidado siempre que le recortes el pelo a tu perro. Si eres una persona nerviosa o simplemente no quieres hacerlo, es preferible que acudas a un servicio profesional de peluquería.

3. Recorta con cuidado las uñas de tu perro

Corta las uñas de tu perro cuando oigas que, al caminar, las uñas rascan el suelo. Esto permitirá aliviar el malestar que le provoca tener las uñas demasiado largas. Sin embargo, antes de que le cortes las uñas por primera vez, necesitas algunos consejos de seguridad. En este enlace encontrarás una guía paso a paso para recortar las uñas de tu perro  de forma fácil y segura.

4. Comprueba el estado de la piel del perro durante el cepillado

Para evitar la aparición de enfermedades de la piel en perros, acostúmbrate a comprobar la piel de tu perro cada vez que lo cepilles. Comienza por pasar los dedos por el pelaje, para ver si notas bultos o bolitas inusuales. Puedes explorar a fondo, apartando el pelo para examinar la piel más de cerca. Comprueba si hay lesiones, rojeces, sarpullidos, zonas sin pelo o indicios de parásitos.

Por otro lado, si en tu familia hay personas con alergia al pelo de perro, puedes utilizar Vetriderm® Loción Tópica, para reducir los casos de alergia en las personas. Antes de la primera aplicación, es conveniente cepillar o peinar meticulosamente al animal, para que se desprenda la mayor cantidad posible de pelos sueltos.

Luego, se humedece un paño con Vetriderm® Loción Tópica y se fricciona con cuidado la piel del animal.

La aplicación se debe efectuar siguiendo la dirección del pelo, y luego en sentido opuesto, sin olvidar la zona abdominal y genital. Conviene que el paño esté humedecido, aunque no en exceso.

Normalmente, basta con una aplicación a la semana para controlar eficazmente la cantidad de suciedad. Se aconseja que la primera aplicación del producto no sea realizada por personas alérgicas puesto que los restos orgánicos tales como epitelios, restos de saliva, y restos de orina pueden desencadenar reacciones alérgicas. Sin embargo, los tratamientos posteriores sí que podrán ser efectuados por personas alérgicas, en la mayoría de los casos.

5. Haz que tu perro disfrute de las sesiones de aseo

Muchos perros, especialmente los cachorros, necesitan estímulos y refuerzos positivos para acostumbrarse a la rutina del aseo.

Estos consejos te ayudarán durante las primeras sesiones de aseo en casa, para que todo salga a pedir de boca:

  • Hazlo con calma y elogia y acaricia a tu perro todo el tiempo, para que se acostumbre e incluso desee repetir la experiencia.
  • Antes de usar la bañera, asegúrate de colocar una alfombrilla antideslizante para evitar que el perro se resbale. Así podrás manipularlo mejor.

6. Comprueba regularmente las orejas de tu mascota

Mientras estés lavando a tu perro, asegúrate de revisarle las orejas. Las infecciones de oído en perros pueden ser dolorosas, así que, en caso de observar alguno de los siguientes indicios, lleva tu perro al veterinario para una revisión:

  • El interior de las orejas está inflamado o muy húmedo.
  • Las orejas desprenden un olor raro (olor dulzón, algo frecuente en las otitis caninas).
  • Tu perro agita la cabeza o se rasca las orejas con insistencia.
  • Las orejas presentan más cera de lo normal o esta es distinta (un poco de cera es normal).
  • El perro se queja o gime cuando le revisas las orejas.

7. No hay que bañar a los perros con demasiada frecuencia

La mayoría de perros con piel sana necesita bañarse cada dos meses, con fines de higiene y para evitar olores desagradables. Bañar a los perros más frecuentemente puede eliminar los aceites y grasas naturales de la piel y el pelaje, así como resecar su piel.

La piel de los perros está formada por dos capas: una superficial, en la que encontramos la capa lipídica, y otra, más profunda, donde se encuentran las glándulas, los vasos sanguíneos, las terminaciones nerviosas, etc. Los perros casi no poseen glándulas sudoríparas, lo que sí tienen son glándulas sebáceas que se encargan de fabricar y regular la grasa de la piel (capa lipídica). Por lo tanto, el champú que utilices para bañar a tu perro no debe dañar su capa lipídica.

Si tu perro huele mal, pero no porque se haya ensuciado, deberías hablarlo con tu veterinario. El mal olor podría deberse a una infección cutánea o enfermedad dental. No olvides que toda limpieza incluye también la higiene dental de tu mascota. 

Al bañar a perros, siempre debemos recordar lo siguiente:

  • La piel de los perros tiene un pH distinto al de los humanos, así que nunca uses un champú para bebés o personas adultas. Elige un champú sin detergente especialmente formulado para perros, que sea suave con su piel.

Confía en el shampoo para perros Neutrolor de Sano&Bello que elimina las partículas del mal olor manteniendo el pH natural de su piel. En caso de emergencia, también puedes contar con el Shampoo Espuma Seca, que es perfecto para cachorros que aún no pueden mojarse o animales convalecientes.

  • Empapa a tu perro con agua tibia hasta que todo el pelaje esté bien húmedo. Después, aplica el shampoo Neutrolor y, mediante un masaje, espárcelo por todo el pelaje. Evita que el shampoo le entre en los ojos, la boca y el interior de las orejas.
  • Enjuaga bien el shampoo con agua templada, y deja que tu perro se sacuda bien y se seque al aire, si hace buen tiempo; en caso de hacer frío, intenta primero secarle con una toalla o usar el secador, pero a la mínima potencia y sin utilizar aire caliente.

Un buen aseo, baños periódicos y revisiones frecuentes de piel y orejas contribuyen al bienestar de tu perro. Además, el baño puede ser una ocasión perfecta para estrechar vínculos con tu perro, y la gama de belleza de Sano&Bello te ayudará en este proceso.

Etiquetas
Comparte