Master Brand

Mal olor en perros: causas y remedios

Comparte
Intro Text
Lee estos consejos para quitar el mal olor de los perros.
Content
Image
10 tricks so my dog doesn't smell bad

Suele pasar que, al volver a casa después de un paseo, notamos con mayor intensidad el olor de nuestra mascota. Esto es más común en el caso de los perros, dado que su olor corporal es más fuerte que el de otros animales de compañía. Aunque el mal olor en perros puede tener varios orígenes, normalmente la causa suele ser la suciedad que se van acumulando en su pelaje.

Siempre y cuando tu veterinario haya descartado alguna enfermedad o dolencia, como sarna u hongos, es posible tratar el mal olor con métodos como los que describimos en los próximos apartados.

En cualquier caso, recuerda que, aunque un perro esté limpio, siempre tiene un olor distintivo. Por tanto, debemos respetarlo y preocuparnos únicamente cuando se trate de olores fuertes o en zonas concretas.

Mal olor en perros: causas comunes

Es importante saber que el olor natural de un perro depende de la raza y de su nivel de grasa corporal. Cuanto más grasa sea su piel, más olerá.

Si tu animal de compañía huele más de lo habitual, te recomendamos que lo lleves al veterinario, ya que los perros con mal olor pueden tener algún problema en las glándulas anales o una infección de piel.

Por otro lado, los gases son algo normal en un perro pero, si son muy habituales y persistentes, lo mejor será que un veterinario descarte la presencia de alguna enfermedad.

Igualmente, la presencia de infecciones puede hacer que el pelaje huela mal, por lo que, ante el primer signo de mal olor en el pelo de tu perro, llévalo al veterinario.

¿Cómo evitar el mal olor en perros?

Ante todo, es importante lavar con regularidad a tu mascota. Utiliza champús especiales para perros, como el champú para perros Neutrolor de la línea Sano & Bello, que captura y elimina molécuas que provocan el típico olor de la piel canina.

Dado que la humedad puede dañar la piel de tu perro, asegúrate de secarlo bien después del baño, con una toalla o incluso con un secador. Así mantendrás el equilibrio cutáneo y evitarás el crecimiento excesivo de bacterias, levaduras y hongos.

Además, cepillarlo a diario ayuda a evitar la acumulación de pelo muerto, suciedad y enredos. También es muy práctico llevar toallitas durante los paseos con los peludos, porque te permiten limpiar la suciedad al momento, así como acceder a zonas concretas. Algunas de ellas incluso llevan citronela, como las toallitas higiénicas con citronella de Sano & Bello, para ayudar a protegerlo frente a los mosquitos.

Cuida también la higiene de las orejas y los dientes de tu perro, puesto que no siempre es el pelo lo que huele mal. Además, su ropa de cama acumula pelo muerto y también puede desprender un olor desagradable. Por esa razón, es imprescindible que la laves periódicamente. Y, por supuesto, la nutrición se refleja en la calidad del pelaje de tu perro, así que dale una dieta equilibrada y de calidad para que esté sano.

Etiquetas
Comparte