Master Brand

Cómo rescatar gatitos callejeros

Comparte
Intro Text
Encontrarse gatitos abandonados en la calle es relativamente frecuente. Aquí tienes algunos consejos para ayudarlos.
Content
Image
cachorro gato bebiendo mamadera

Lo primero que debemos hacer al tratar con gatitos de la calle es asegurarnos de que ciertamente hayan sido abandonados por su madre. Después de haberte cerciorado de que su madre no anda cerca, o que en las horas posteriores no aparece su madre para amamantarlos, actúa con delicadeza, ya que son animalitos muy vulnerables.

Por suerte, existen casas de acogida y protectoras de animales, que pueden hacerse cargo de cuidarlos, o centros veterinarios donde pueden informarte sobre dónde llevar a los gatitos. Si decides ocuparte tú, lo ideal es que les encuentres una madre sustituta que los acepte y amamante. Si no tienes una gatita que pueda desempeñar esta función, el papel de madre nodriza recaerá en ti.

Cuidados para gatitos encontrados en la calle

Es primordial que los lleves al veterinario para que valore su estado físico, salud y te indique los primeros pasos a seguir. Ten en cuenta que la temperatura, la comida y la higiene son muy importantes para la supervivencia de los gatitos abandonados.

Vigila la temperatura corporal

Como los gatitos de pocas semanas de edad todavía no regulan bien la temperatura por sí mismos, asegúrate de calentarlos lentamente y mantener una temperatura constante de unos 37 °C o 38 °C.

Puedes montarles un refugio con una caja de cartón, unas toallas y papel de periódico, donde ofrecerles un entorno seco y protegido. También puedes utilizar bolsas de agua caliente, o una manta eléctrica siempre y cuando estos artículos no estén en contacto directo con los gatitos para evitar quemaduras. El calor irradiado por una lámpara también sirve, controlando que no se coloque demasiado cerca de los gatitos. Coloca la caja lejos de corrientes de aire y, si tienes varios gatitos, ponlos todos juntos para que se proporcionen calor unos a otros.

Aliméntalos con leche especial para gatitos

En cuanto a la comida, la única leche que deberías darle a un gatito huérfano es la que venden en clínicas veterinarias y tiendas especializadas.

Aliméntalo cada dos horas durante la primera semana, cada tres horas en la segunda semana y cada cuatro horas en la tercera. La temperatura ideal de la leche es 38 °C, como la que hubiera mamado de su madre. En el envase de la leche encontrarás las indicaciones respecto a la cantidad, que siempre va en función del peso y edad del gatito.

El biberón también tiene que ser especial para gatitos bebé, ya que necesitan una tetina muy pequeña que se adapte a su boca. Es importante que sostengas en todo momento el biberón en posición vertical y no de lado, así como mantener al gatito tumbado como si estuviera mamando de su madre para que sea capaz de, con las patitas delanteras, apartarse la tetina y así evitar que la leche se le vaya hacía el pulmón y se atragante.

Durante las primeras tres semanas, después de cada toma, moja un bastoncillo con agua y estimula la zona perianal y genital para favorecer la micción y defecación, de forma similar a como haría su madre.

Mantén una buena higiene

Cerciórate de que el refugio que preparaste esté limpio cambiando la cama cada día. Controla también el color de las heces (que deberían ser marrón claro) y la orina (lo recomendable es un color amarillo que no sea oscuro).

Lávate siempre las manos antes y después de manipular al gatito o gatitos, y mantenlos separados de otras mascotas hasta que el veterinario te lo indique. Ten presente que, si la madre no fue vacunada, si el lugar donde nacieron estaba sucio o si convivían con otros animales en un lugar sin control sanitario, es muy fácil que traigan infecciones contagiosas.

Los gatitos de la calle que tienen la suerte de ser rescatados muchas veces presentan problemas respiratorios que se exteriorizan con síntomas como lagrimeo, legañas, ojos hinchados, secreción nasal o mucosidad, tos y estornudos causados por bacterias, virus u otros organismos (entre las infecciones más comunes encontramos el virus de la rinotraqueitis felina, la clamidia y otras bacterias oportunistas).

Por eso, es muy importante que acudas al veterinario lo más pronto que puedas. Si ya tienes animales en casa, no permitas que compartan la caja de arena, ni los platos, tazones o juguetes para no propagar enfermedades.

Destete de gatos huérfanos y próximos pasos

Sobre la cuarta semana, podrás empezar a darles progresivamente comida sólida para gatos jóvenes (“kitten”), como croquetas humedecidas (para que estén blanditas) o alimentos en lata, para que su aparato digestivo vaya madurando.

El destete completo suele acabar sobre la semana 10 o 12, cuando el gatito ya come alimentos sólidos. Sustituir la leche por alimento sólido antes de tiempo puede ser muy perjudicial para los gatos, al igual que darlos en adopción antes de haber terminado el destete.

Además, es importante acudir al veterinario para vacunar y desparasitar al gatito (las primeras vacunas se deben poner alrededor de las 8 semanas).

También es importante que juegues con él y le ofrezcas un ambiente rico en estímulos. Aunque cuidar gatitos huérfanos requiere mucha dedicación, la felicidad que nos aportan compensará con creces tu paciencia.

Comparte