Master Brand

Cinco cosas a tener en cuenta al elegir a tu gato o gatito

Comparte
Intro Text
Te explicamos todo lo que necesitas saber para elegir a tu nuevo gato o gatito.

Elegir a un nuevo gato o gatito es una gran responsabilidad. Al fin y al cabo, podrías estar compartiendo tu vida con tu nuevo amigo felino hasta veinte años o incluso más. Pero, ¿cómo elegir qué gato o gatito deberías llevarte casa? Aquí tienes varios consejos prácticos para ayudarte a tomar una decisión.
Content
Image
Seis gatitos colocados por parejas en macetas de colores

1. Valora tus circunstancias

Los gatos son criaturas maravillosamente adaptables e independientes, y se amoldarán a tu vida a la perfección... ¿verdad? Por desgracia, eso no es del todo cierto. Hay varios aspectos importantes relacionados con los cuidados de un gato cachorro que deberás tener en cuenta antes de elegir a tu nueva mascota, como por ejemplo: ¿gozará de acceso a un jardín o a un espacio exterior? ¿Habrá siempre alguien en casa para hacerle compañía o tendrá que quedarse solo de vez en cuando? ¿Hay, o habrá, niños en casa? En ese caso, ¿qué edad tienen? ¿Hay perros u otras mascotas?

Algunas razas de gatos se adaptan mejor a la vida de interior, mientras que a otros no les gusta quedarse solos. También los hay que se llevan mejor con los niños y los bebés, ¡e incluso con los perros! Por lo tanto, vale la pena que investigues un poco para asegurarte de recibir en tu hogar a un gato que vaya a adaptarse a tu estilo de vida y circunstancias.

2. ¿Raza pura o mestiza?

Decidirse por una raza de gato en particular —por ejemplo, un persa o un gato bengalí — tiene ciertas ventajas. Por ejemplo, sabrás exactamente cuál será su aspecto y contarás con numerosos datos sobre su futura personalidad y su capacidad de adaptación a tus circunstancias.

Sin embargo, los gatos de raza suelen ser caros, sobre todo si se trata de cachorros en venta. Las razas puras también pueden ser propensas a padecer problemas de salud hereditarios, algo que afectará negativamente tanto a tu gato como a tu cartera (¡tendrás que contratar un seguro!). Los gatos comunes o mestizos tienen la ventaja de resultar más económicos y suelen gozar de mejor salud. Además, ¡no tendrás que ir muy lejos para encontrar uno!

3. ¿Gato adulto o cachorro?

Los cachorros de gato son monísimos y convivir con ellos resulta muy divertido. Ayudarles en su aprendizaje y adaptación al mundo que les rodea es una de las mejores experiencias que podrás vivir con ellos. Pero jamás debes olvidar que son básicamente bebés, por lo que requieren gran cantidad de tiempo, cuidados y atención. Si no dispones de ese tiempo, adoptar un gato adulto que ya esté habituado a convivir con seres humanos podría ser la opción más adecuada para ti. Un gato adulto es también una apuesta segura, ya que la protectora de gatos o su anterior dueño podrán contarte multitud de detalles sobre su personalidad y sus puntos débiles, lo que te ayudará a decidirte. En el caso de gatitos bebés en adopción o venta, ¿quién sabe qué personalidad desarrollarán en el futuro? Y aunque ciertas razas de gatos presenten rasgos de personalidad comunes, jamás podremos estar completamente seguros de cómo evolucionará el carácter de un ejemplar en concreto.

4. ¿Centro de rescate de gatos o criador?

En las protectoras de gatos hay muchísimos gatos y gatitos bebés en adopción esperando a que alguien los acoja en su hogar. Adoptar un gato, ya sea adulto o cachorro, a través de una protectora de gatos tiene numerosas ventajas, por no hablar de la satisfacción que nos proporcionará saber que hemos sido su «salvador». Además, todos los gatos y gatitos acogidos en protectoras son debidamente examinados y tratados contra los parásitos, y su personal te ayudará a elegir a tu amigo felino ideal.

Si tienes predilección por una raza específica, puede que un criador sea la mejor opción para ti. Por desgracia, no todos los criadores son responsables, así que a continuación te ofrecemos una práctica lista de control para ayudarte a identificar las mejores opciones disponibles en tu zona a la hora de buscar cachorros en venta:

  1. Elabora una lista de los criadores que te queden más cerca (¡o que por lo menos no estén muy lejos!) basándote en reseñas en línea o, si es posible, en recomendaciones directas de otros propietarios de la raza elegida.
  2. Comprueba que los criadores de la lista de preseleccionados estén registrados en la Real Sociedad Canina de España (RSCE) o en la Fédération Cynologique Internationale (FCI), que es la entidad superior. La afiliación a dicho registro no garantiza que se trate de un criador responsable, pero sí podrá ayudarte a tomar una decisión.
  3. Visita a todos los criadores de tu lista para comprobar qué impresión te transmiten. Presta atención a los posibles signos de ansiedad en los gatos, al grado de suciedad del entorno y a cualquier otra señal potencial de alarma.
  4. Conoce a los padres del gatito (como mínimo, deberías poder conocer a la madre de la camada que elijas para comprobar cómo será tu gatito de adulto). Infórmate acerca del estado de salud de los padres y averigua si han sido sometidos a revisión para detectar cualquier problema de salud hereditario asociado con su raza.
  5. Habla con el criador. Un buen profesional no solo querrá venderte el gatito, sino que intentará encontrarle un buen hogar. Si no te pregunta nada ni muestra interés por tu situación, podría ser una señal de aviso.

Después de hacer todas estas indagaciones, seguramente habrás logrado localizar al menos a un buen criador por tu zona. Ahora, solo te quedará elegir al gatito que desees llevarte a casa.

5. ¿Qué te dice el corazón?

Tanto si acudes a una protectora de gatos como a un criador, lo más probable es que cuentes con varios gatos o gatitos entre los que elegir. Sin duda, todos tendrán algo que los hará adorables, pero puede que uno en particular te haya robado el corazón, ya sea por la forma en la que te ha mirado o porque haya decidido acercarse a ti de manera espontánea en busca de afecto. ¡Si ha sido amor a primera vista, déjate llevar!

Por el contrario, si te cuesta decidirte, especialmente si debes elegir entre varios ejemplares de una misma camada de gatitos, lo mejor será que te fijes en su carácter. Si uno de los cachorros muestra indicios de agresividad, ese comportamiento podría darte una pista de cómo será de adulto. Del mismo modo, un gatito tímido que no establezca contacto visual podría conservar ese rasgo durante toda su vida. Lo ideal es que se muestre seguro y juguetón con sus compañeros de camada, pero sin resultar demasiado brusco. Y lo más importante de todo, ¡fíjate en alguno que demuestre interés en interactuar contigo!

Elijas al gatito que elijas... ¡enhorabuena! Recibir en tu hogar a un nuevo gato es un momento alegre y emocionante: tu vida jamás volverá a ser la misma. Y recuerda que, si bien un gato es una maravillosa compañía, hay mucho que aprender sobre cómo satisfacer sus necesidades y proporcionarle el mejor entorno posible. ¡Buena suerte!

Enseña a tu nuevo gatito a hacer sus necesidades con nuestra guía para el uso del arenero.

Etiquetas
Comparte