Master Brand

Adopción de perros y gatos cachorros: preguntas y respuestas frecuentes

Comparte
Intro Text
Si estás pensando en adoptar un cachorro de perro o gato, una protectora o refugio de animales podría ser la opción más adecuada. Descubre todo lo que necesitas saber sobre la adopción de perros y gatos a través de una de estas entidades.
Content
Image
Un perro y un gato sentados en actitud juguetona sobre el borde de una cama

¿Adoptar un cachorro de perro o gato podría ser lo más adecuado para ti? Descubre todo lo que necesitas saber sobre la adopción de perros y gatos con esta lista de preguntas y respuestas frecuentes.

¿Por qué debería adoptar un cachorro de perro o gato?

Hay múltiples razones por las que optar por la adopción de cachorros de perro y gato en un refugio o una protectora de animales en lugar de adquirirlos a criadores:

  1. Proporciona un lugar en el que vivir a un animal sin hogar.
  2. Salva vidas, ya que permite aumentar el espacio en la protectora para que esta acoja a más perros y gatos rescatados.
  3. Las protectoras se encargan de elegir cuidadosamente al animal más adecuado para cada hogar.
  4. El coste inicial de la adopción de perros y gatos suele ser inferior al de la compra de una mascota a un criador; además, este importe se destina a apoyar el centro y a ayudar a otros gatos y perros.

¿Debería preocuparme el estado de salud de los gatos y perros rescatados?

Además de alimentar y dar alojamiento a las mascotas aptas para su adopción, las protectoras someten a los cachorros a una completa revisión de salud, los tratan de forma rutinaria contra parásitos internos y externos y les administran sus primeras vacunas.

La mayoría de animales acogidos en protectoras se esterilizan cuando tienen edad suficiente, o bien el centro establece la esterilización como requisito indispensable para formalizar la adopción. Las protectoras también informan sobre cualquier problema de salud actual o pasado del animal, y muchas no permiten que adoptes un cachorro si este no goza de buena salud.

¿A partir de qué edad puedo llevarme un cachorro de perro o gato de la protectora o el refugio de animales?

Por lo general, podrás llevarte al cachorro cuando haya cumplido las 12 semanas. Esa es la media, aunque la edad exacta variará ligeramente según el centro. Lo ideal es que el cachorro permanezca con su madre en la protectora o el refugio de animales hasta que alcance esa edad.

Recuerda: es posible que también puedas adoptar a la madre junto con su cría. Por otro lado, ten en cuenta que un gato o un perro adulto probablemente resultarán más tranquilos que un cachorro, y que podrán aportar mucho a tu hogar.

¿Cómo puedo encontrar al animal adecuado para mi familia y mi estilo de vida?

En la protectora o el refugio de animales te ayudarán a encontrar al perro o el gato más adecuados para ti. Estos centros desean un desenlace feliz para sus residentes, y eso pasa por encontrar al animal adecuado para cada hogar.

La mayoría de protectoras y refugios te permitirán consultar los perros y gatos que tienen para adoptar accediendo a la galería fotográfica de su sitio web. Además, muchos centros ofrecen un servicio de asesoramiento a través del que sus expertos te ayudarán a encontrar la mascota que mejor se adapte a tu caso.

El centro te hará preguntas sobre las características de tu hogar, el estilo de vida de tu familia y tus expectativas para ofrecerte la mejor opción. Probablemente, os pedirán a todos los miembros de la familia que visitéis a los cachorros de la protectora para confirmar que hay buena química entre ambas partes.

¿Puedo adoptar un cachorro de perro o gato, aunque tenga niños pequeños?

Los perros y gatos jóvenes, al estar en crecimiento, son más vulnerables a las manos juguetonas o a los apretones excesivos. Por ello, algunas protectoras y refugios de animales han implementado restricciones en la adopción de perros y gatos cachorros por parte de familias con niños pequeños.

Sin embargo, la mayoría de los centros estarán encantados de tramitar este tipo de adopciones, aunque es probable que soliciten a todos los miembros de la familia que visiten el centro para conocer antes a su posible mascota.

Por regla general, es recomendable supervisar en todo momento a los bebés y niños pequeños que estén cerca de perros o gatos. Si esta cuestión te preocupa, puedes optar por esperar a que tus hijos cumplan cinco años para empezar a hablar con ellos sobre cómo debe tratarse correctamente a una mascota.

Aparte de las protectoras y los refugios de animales, ¿de qué otras opciones dispongo?

Por supuesto, más allá de las protectoras y los refugios de animales, hay otras opciones a tu alcance para conseguir un cachorro de perro o gato, y se trata de una decisión totalmente personal. Por ejemplo, un criador acreditado y de confianza siempre será una opción para adquirir una nueva mascota. También podrás conseguir un cachorro a través de camadas no deseadas de amigos o vecinos. En ese caso, recuerda no separarlo de su madre demasiado pronto (es decir, antes de las 12 semanas). También deberás contactar con un veterinario para programar una revisión médica general y que te explique los cuidados básicos que necesita un cachorro, así como para controlar las vacunas necesarias, un programa de prevención de parásitos y, cuando el animal tenga edad suficiente, su posible esterilización.

Comparte